Superávit de 56% en precipitaciones no logra revertir déficit hídrico

Un superávit de precipitaciones promedio de 56,2% exhibe la región, según informó el seremi de Obras Públicas, Paulo de la Fuente, quien, sin embargo, explicó que “Ñuble presenta un déficit hídrico de 34,8% en promedio, considerando el periodo mayo 2021-abril 2022; pero tenemos un superávit promedio de 107,2% en abril de este año, comparado con el promedio de los últimos 30 años”, precisó, con datos de la DGA.

En las precipitaciones por provincia, hay un superávit de 64,5% en Diguillín; de 48,9% en Punilla; y de 37,8% en Itata.

Los sistemas frontales de abril dejaron 135,4 milímetros de agua en la estación de Chillán, con lo que el acumulado del año asciende a 140,4 mm., lo que representa un superávit de 9,4% respecto a un año normal. En la estación Diguillín, el acumulado llega a 355 mm., es decir, 34% de superávit. 

Al respecto, el experto en recursos hídricos de la Universidad de Concepción, Dr. José Luis Arumí, aclaró que no hay motivo para celebrar. “Es solamente una foto del momento, necesitamos muchas más lluvias”.

El académico añadió, sin embargo, que las precipitaciones también permitieron recargar, en parte, los acuíferos subterráneos. “Esas lluvias son muy bienvenidas, pero no resuelven el problema”.

Según Arumí, se mantiene el desalentador pronóstico para este invierno, que proyecta menos precipitaciones que un año normal en la zona.

Embalses y caudales

En cuanto a los embalses, el seremi sostuvo que “el único que poseemos en Ñuble, el Coihueco, presenta un 15,7% de llenado respecto de su capacidad, recordando que es de llenado interanual, que guarda muy poco volumen de un año a otro, ya que se usa para la temporada de riego”.

Explicó que “la situación hídrica sigue siendo crítica, y se avizora un invierno con precipitaciones bajo lo normal, por lo que debemos seguir alertas. En materia de riego, tenemos en Ñuble un solo embalse, pero además nos apoyamos en los embalses de la Laguna Laja -aportante fundamental del canal Laja-Diguillín- que lamentablemente tiene un déficit de 79,4% respecto a su promedio histórico y el embalse Digua, que tiene un llenado de un 8%”.

También señaló que “hoy nuestros principales ríos presentan un déficit promedio de 34,8% para el periodo mayo 2021 a abril 2022, y para abril, se presenta un superávit de 107,2%”.

Columnas de opinión